San Sebasti├ín ­čôĚ
San Sebasti├ín ­čôĚ

San Sebasti├ín ­čôĚ

 

Donde el mar peina al viento. Y parece que, rebelde, se enfada. El oleaje golpea con rabia y la lluvia no cesa. Me calo hasta el ├║ltimo hueso. Me llueve hasta en el alma. O ya ven├şa mojada de casa, tal vez. Camino sola por las calles de la ciudad. Tiovivos solitarios que esperan, resignados, a que escampe. Hojas marchitas que se saben acabadas. Bancos que parecen desafiar a tus pies cansados. Hortalizas mojadas, rojas como tus latidos, verdes como el olvido. Y San Sebasti├ín me reconforta de alg├║n modo. Me sacude, me sumerge, me mata. Y sigo caminando. Y entiendo lo que intenta decirme. Sonr├şo. Clic.

[ngg_images source=”galleries” container_ids=”11″ display_type=”photocrati-nextgen_basic_thumbnails” override_thumbnail_settings=”0″ thumbnail_width=”240″ thumbnail_height=”160″ thumbnail_crop=”1″ images_per_page=”30″ number_of_columns=”0″ ajax_pagination=”0″ show_all_in_lightbox=”0″ use_imagebrowser_effect=”0″ show_slideshow_link=”1″ slideshow_link_text=”[Mostrar presentaci├│n de diapositivas]” order_by=”sortorder” order_direction=”ASC” returns=”included” maximum_entity_count=”500″] 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *