Comer en Indonesia y Malasia: la guía definitiva
Comer en Indonesia y Malasia: la guía definitiva

Comer en Indonesia y Malasia: la guía definitiva

 

Como hemos contado en otras ocasiones, somos unos apasionados de la gastronomía. Nos encanta descubrir sabores del mundo y, por supuesto, Indonesia no iba a ser menos. Sin embargo, no es un país en el que resulte fácil probar cosas distintas, ya que en la mayoría de los warungs más modestos y económicos tienen una carta muy limitada que suele reducirse a nasi goreng o mie goreng (riquisimos, eso sí). La gastronomía indonesia tiene muchos puntos en común en la malaya, por lo que no resulta nada complicado encontrar platos típicos de un país en el otro.

Aperitivos

Estos son los platos que podrás encontrar con facilidad en puestecillos callejeros. De muchas de las cosas que probamos nunca llegamos a saber el nombre, pero os dejamos algunas.

  • Onde onde. Son bolitas de harina, leche de coco y semillas de sésamo. Suelen vender una bolsita con bastante cantidad, así que no te vuelvas loco.
  • Bakso. Aunque el significado real es albóndiga y lo veréis también como plato principal, lo que nosotros te recomendamos probar son unas brochetas de albóndigas fritas que suelen tener en los carritos callejeros.
  • Krupuk. Lo suelen poner con algunas comidas o venderlo en bolsas a modo de aperitivo, es el típico pan de gambas.
Nasi goreng con krupuk de acompañamiento.
  • Mendoan. Soja fermentada, rebozada y frita.

Platos principales

El ingrediente estrella de este país es el arroz. Pidas lo que pidas, lo más probable es que te lo sirvan con un plato de arroz blanco de acompañamiento. Por así decirlo, es su pan. Las palabras claves que tienes que saber para entender un menú indonesio son ayam (pollo), ikan (pescado), nasi (arroz) y pedas (picante).

  • Nasi goreng. Arroz frito con verduras, a veces lleva pollo, huevo frito o pescado. Lleva salsa de soja dulce (kecap manis). Lo encontrarás en todas partes y su precio oscila entre los 10k y los 25k, aunque lo hemos llegado a ver por 60k.
  • Mie goreng. Una versión del nasi goreng, pero con noodles. Lo habitual es que tengan ambas opciones. También tienen una versión que hacen con unos botes preparados, de esos a los que sólo tienen que echar agua hirviendo.

  • Nasi campur. Un plato muy popular a base de arroz, carne y verdura, huevo y gambas secas.
  • Satay. Brochetas, normalmente de pollo, con salsa de soja dulce o una deliciosa salsa de cacahuete. Las suelen hacer a la brasa y, según el sitio, pueden picar bastante.

  • Ayam koteka . Un pastel de pollo y huevo servido en un recipiente de bambú.

  • Mpem mpek. Pastel de pescado rebozado y frito. No lo vas a encontrar con facilidad, de hecho solo lo vimos en un sitio.

  • Murtabak. Se trata de una masa rellena de carne de pollo o cordero, con ajo y huevo duro. La versión dulce se llama Murtabak manis y va relleno de chocolate, leche condensada, mermelada o similares.

Dulces

Algo curioso de Indonesia, es que todos sus postres o desayunos implican de un modo u otro al plátano. Algo muy común son los pancakes de plátano, por ejemplo. Estos son los dos dulces más populares y fáciles de encontrar.

  • Putu Bambu. Cilindro de bambú relleno de una pasta verde hecha de azúcar y harina de arroz al vapor. Está delicioso.

  • Pisang goreng. Plátano frito y rebozado con harina y azúcar, a veces lo hacen a la brasa con salsa condensada y sirope de chocolate.

Frutas

Si algo destaca en Indonesia, son sus deliciosas y variadas frutas. Las más populares, como la piña, la papaya o el mango, tienen aquí un sabor intenso y delicioso pero, si de verdad quieres conocer el país, tienes que probar las que te proponemos aquí.

  • Durian. El rey de las frutas, dicen. Lo reconocerás por su desagradable olor. Si te lo quieres ahorrar, te cuento que sabe tal como huele. A los asiáticos les alucina, a nosotros nos parece repugnante. En el metro de Singapur los tienen prohibidos. Dejamos la pelota en tu tejado.

  • Mangostan. Su aspecto no es el más llamativo, pero su sabor es alucinante. Una delicia que encima es un poderoso antioxidante natural. Si solo puedes probar una fruta, que sea esta.
De izquierda a derecha: fruta de la pasión o marquisas, aguacates, mangos y mangostanes.
  • Rambután. Se pueden encontrar en color rojo y amarillo, estas últimas algo menos dulces. Son deliciosas y adictivas. Si te fijas bien, verás que todos los niños las comen y no nos extraña porque con su sabor dulzón son la perfecta golosina natural.

  • Pulasan. Similar al rambután pero más grandes y sin “pelos”.
  • Amarello. A nosotros nos recordaba a los tomates cherry, pero más alargados. Tienen un sabor que no sabría definir y que tampoco nos entusiasmó.
  • Salak o fruta de la serpiente. Tienen la forma y la textura de las castañas, pero con un curioso relieve en forma de escamas de serpiente Su sabor es dulzón, aunque no en exceso.

  • Fruta del dragón o pitaya. Te va a llamar la atención por su intenso color rosa y su forma tan curiosa. Está muy rica aunque tampoco es una locura y, avisamos, te pones perdido al comerla.

  • Duku. Son unas bolitas pequeñas y marrones que tienen un sabor fuerte y poco agradable, no nos gustaron.

Bebidas

Aunque lo que realmente nos enganchó fue el té frío de fruta de la pasión que vendían en los supermercados Indomaret, te dejamos un par de opciones que son interesantes también.

  • Dawet. Es una bebida a base de harina de arroz, gelatina, azúcar y leche de coco. Tiene un sabor dulzón y una textura algo densa, que lo asemeja más a un batido que a un refresco.
  • Teh tarik. Es té negro con leche condensada, se suele servir caliente.