Calles y colores de Valparaiso 📷

 

Hay ciudades que tienen edificios imponentes, parques frondosos o monumentos que te quitan el aliento. Otras tienen una suerte distinta de ambiente, de vida, de personas que insuflan un ritmo especial a la ciudad. Mercados con encanto, vistas asombrosas, paredes cargadas de historia… hay de todo. Y Valparaiso no tiene nada de eso. Y entonces.., ¿qué?.

Entonces… giras una esquina, levantas la vista o subes un tramo de escaleras y te encuentras con un mural que es puro arte. Te deja maravillado. Te paras para verlo bien. Y así, parado, dejas que la vista se te vaya hacia otro lado. Y encuentras otro mural, otro cuadro. Más allá, otro. Y otro más. Hasta que te das cuenta de que estás rodeado. Casi cada techo, cada fachada y cada muro es una obra que podría estar cualquier museo. Son murales que cuentan cosas, que susurran historias a quien les quiera escuchar. Y a aquellos que no… simplemente les saludan con miles de colores y formas. Recreaciones de Van Gogh, grabados urbanos y lienzos de estilo isabelino. Colores suaves y llamativos. Texturas agresivas y todo lo contrario. Un vaivén de sentimientos plasmados a base de brocha, spray o pincel. El latir de una ciudad que no tiene nada… y lo tiene todo.