Rumanía: Itinerario, mapa y preparativos para una ruta de 1 semana
Rumanía: Itinerario, mapa y preparativos para una ruta de 1 semana

Rumanía: Itinerario, mapa y preparativos para una ruta de 1 semana

La planificación del viaje a Rumanía ha sido, lo confesamos, bastante caótica. Por circunstancias que no vienen al caso, no teníamos claro que fuéramos a poder viajar y no le dimos demasiadas vueltas al itinerario… así que al llegar allí nos encontramos con que lo que teníamos planificado no casaba mucho con lo que estaba sucediendo realmente. Lo bueno que tiene Rumanía es que es un país bastante sencillo de recorrer y que además tenemos roaming europeo, así que las cosas se vuelven bastante fáciles a la hora de recalcular sobre la marcha.

La ruta

La ruta original que llevábamos en mente no contemplaba ni Bucovina ni Maramureș… y qué error más grande, porque fueron las dos zonas que más nos gustaron de todo el viaje. Por lo que habíamos visto, y nos habían dicho, eran muchos kilómetros de carretera y estaba demasiado lejos como para incluirlo en tan solo 9 días de viaje… pero el segundo día, cuando vimos que íbamos ya bastante adelantados respecto al planning original, decidimos darle una vuelta a todo e incluir estas dos regiones. Para nosotros un acierto rotundo, no solo porque nos entusiasmaron, si no porque nos pareció que el tiempo era más que suficiente para todo lo que vimos y los trayectos en carretera no se nos hicieron en absoluto pesados porque, además, transcurren por unos bosques increíbles que en otoño están de impresión. Es una ruta cañera, sí, pero perfectamente factible. Como en todos nuestros viajes, toca madrugar para apurar al máximo las horas de sol y entretenerse poco para comer mientras haya luz.

El coche

Nosotros alquilamos el coche en el aeropuerto de Otopeni, con una compañía llamada PriceCarz que desaconsejamos totalmente. Es verdad que nos salió bastante barato nuestro Dacia Sandero, apenas 104€ la semana, pero tuvimos un episodio muy desagradable al recogerlo que además, por lo que hemos podido ver posteriormente, es bastante habitual en este país, y no solo con esta compañía.
¿Y qué hacen? Bueno, lo explicaremos mejor en el diario de viaje, pero básicamente te ofrecen un seguro a riesgo cero que vale como el doble del precio del alquiler, una auténtica barbaridad. Te dicen que si no lo coges, hagas fotos del vehículo porque luego las necesitarás… pero claro, ni te imaginas la que te viene encima. Nosotros devolvimos el coche sin uno solo rasguño, el tipo empezó primero a intentarnos colar los arañazos que ya estaban y que, por suerte, entre el parte inicial y las fotos que habíamos hecho, conseguimos impedir que nos cobraran. Cuando vio que en la carrocería no había nada que achacarnos, se fue a los bajos… sí, sí, el tipo se tiró debajo del coche y nos empezó a decir que habíamos hecho arañazos en esa zona. Obviamente no teníamos fotografías, ni estaba en el parte, ni nada de nada… porque a ninguna persona en su sano juicio se le ocurre que los bajos de un coche vayan a estar impolutos y sin un solo rasguño. Solo de circular es inevitable que haya algo, es que es imposible mover un coche y que el bajo esté intacto. Total, que a ojo de buen cubero, el tipo decidió que teníamos que pagar 450€, esto en base a nada, porque no se correspondía con la tabla de tasación que nos habían dado al recoger el vehículo (que era inferior) ni con nada. Todo muy torticero, vamos.
Por suerte, siempre solemos coger el seguro de alquiler con RentalCover. Los descubrimos en el viaje a Islandia, donde nos pedían una salvajada en todos sitios por asegurar la camper y solo RentalCover nos dio un precio razonable, y ya siempre los hemos utilizado. Esta es la primera vez que teníamos un incidente y debemos decir que han respondido fenomenal, han tardado apenas tres días en aprobarnos el pago y no han puesto ni una sola pega.

Las carreteras

Conducir por Rumanía no nos ha parecido en absoluto complicado, aunque habíamos leído opiniones muy negativas al respecto. Es un país un poco caótico, es verdad, los rumanos adelantan a lo loco y muchas veces piensas que se van a estrellar… pero bueno, lo consiguen. Hay muchos perros abandonados en las carreteras, con el peligro que esto supone. Muchas carreteras de doble sentido que rematan con pasos de peatones en medio o rotondas y desvíos rarísimos y muy inoportunos… pero en general hay asfalto y en buen estado, cosa que nos parece un avance respecto a otros países en los que hemos conducido. Toca extremar las precauciones, sí, pero no es algo especialmente complejo.

Los alojamientos

Tuvimos bastante “drama” con este tema. La semana del vuelo nos cancelaron tres de los apartamentos que teníamos reservados, “por problemas”, uno apenas el día anterior al vuelo y unos tres días antes de la reserva. Así que tuvimos que meternos a buscar nuevas opciones, y al ver que las había a precio razonable, decidimos que iríamos un poco sobre la marcha para tener más libertad. Solo mantuvimos los alojamientos de las dos primeras noches y el de la última en Bucarest, que teníamos reservados desde hacía ya bastante tiempo.
No tuvimos ninguna dificultad a la hora de reservar los alojamientos el día anterior o, incluso, la misma mañana. Sin embargo, sí que tuvimos un problema en Bucarest el último día. Después de intentar durante un par de horas localizar a la propietaria para que nos facilitara el código de acceso, ya en la ciudad, llamamos a Booking. Al rato nos informan de que el apartamento no está disponible. Obviamente ya era mediodía y las opciones disponibles para esa misma noche, sábado encima, eran pocas y caras. Hablamos con Booking que al principio se mostró poco dispuesto a cooperar, aunque finalmente decidieron hacerse cargo y nos abonaron la diferencia entre nuestro alojamiento inicial y el alojamiento que tuvimos que coger a última hora por la cancelación.
Así que, visto lo visto, nosotros recomendamos improvisar. Al menos en otoño, que es cuando hemos viajado, no sabemos si en temporada alta habrá tantas facilidades… pero, desde luego, en otoño es ideal. Además en muchos sitios tenían ofertas de última hora y  descuentos aplicados en la tarifa de la habitación, así que ni tan mal.