10 consejos si vas a visitar Budapest

 

  1. Utiliza el ferry. Budapest tiene un magnífico servicio de transporte público que opera también en el Danubio. Sí, sí, concretamente son dos líneas: D11 y D12 que recorren el río de norte a sur por el precio de dos billetes sencillos de metro (750 HUF). Además, las paradas corresponden con los puntos más turísticos de la ciudad (Isla Margarita, El Parlamento, Puente de Isabel, Puente de la Libertad (Baños termales Géllert)…). Los barcos son muy cómodos, tienen un bar en la parte de abajo y en la de arriba sillas con césped artificial. ¿Se puede pedir más?
  2. Alójate en el barrio judío. Es una buena ubicación y los precios son significativamente más bajos que en el resto de la ciudad pero, además, cuenta con un ambiente nocturno espectacular y multitud de sitios para cenar y tomar algo a buen precio.

  3. Si vas a realizar fotografías nocturnas, te recomendamos que no te entretengas demasiado. La ciudad apaga la iluminación de los edificios a la 1, al menos en verano. La ruta ideal empezaría en el Bastión de los Pescadores (que además por la noche es gratuito), pasando por el Parlamento y el Puente de las Cadenas para terminar en el Puente de la Libertad, después de ver el Castillo de Buda desde la orilla opuesta del río. O al revés. Es espectacular.

  4. Prueba los Kürtőskalács. Es una locura lo buenos que están. Si los encuentras rellenos de helado, mejor que mejor. No deberían costarte más de 1 o 2 euros. Nosotros en el Mercado Central los encontramos a 180 HUF, aunque no estaban recientes (que es como más ricos están). Los que van rellenos de helados ya se suben a 5 euros, pero merece la pena.

  5. Visita al menos un ruin bar. El más famoso es el Szimpla Kert, pero hay varios por toda la ciudad. Merece mucho la pena pasar aunque sea a verlos porque son espectaculares y una pieza clave de la vida nocturna de la ciudad.

  6. Reserva unas horas para ir a un balneario. Personalmente, recomendamos el de Széchenyi, pero hay muchos. Asegúrate antes de que sea mixto, algunos separan a los usuarios por género. Es una experiencia muy recomendable, sobre todo después de pasar horas pateando la ciudad. Otro consejo para los balnearios: saca la entrada con gabinete. Vas a tener un cambiador privado exactamente igual, pero por 500 HUF menos. Y puedes utilizar la otra zona de vestuarios sin problemas, donde además tienen bolsas para los bañadores mojados y secador de pelo. El gorro de baño sólo es necesario si vas a querer utilizar la piscina de natación, pero necesitarás chanclas y bañador.

  7. No te pierdas el free tour de Next City Tours en español que empieza a las 10:30 en la Catedral de San Esteban. Martina es una guía magnífica que os enseñará lo mejor de la ciudad, pero además os dará consejos muy útiles para vuestro viaje. A nosotros nos encantó.

  8. Si quieres salir de fiesta, Gozsdu Udvar es tu zona. Se trata de una galería de siete edificios que conecta dos calles muy céntricas (Kiraly utca y Dob utca) repleta de bares y restaurantes, en verano también terrazas. El ambiente es increíble y la oferta muy amplia. Su mayor atractivo es que no es un sitio turístico, sino que se trata del lugar por el que salen los locales. 

  9. La mayoría de los baños de la ciudad son de pago, cuestan entre 100 y 200 HUF, así que te recomendamos aprovechar cuando encuentres uno gratuito y utilizar las fuentes públicas que veas (hay bastantes) para rellenar tus botellas de agua.

  10. Visita al menos una parada de la línea 1 de metro (la amarilla). Es el segundo sistema de metro subterráneo más antiguo del mundo. Esta línea en concreto data de 1896 y fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2002. Además, si sólo quieres asomarte a echar unas fotos no es necesario que pagues nada.