Lisboa en un fin de semana.

 

Es un secreto a voces que Lisboa es una de nuestras ciudades preferidas. Fue la ciudad en la que nos enamoramos y nos trae muy buenos recuerdos siempre que vamos, es por ello que tenemos la promesa de regresar al menos una vez al año (y, de momento, vamos cumpliendo!). En esta entrada os dejamos nuestros lugares preferidos de la ciudad, una lista que hemos ido recopilando durante nuestras escapadas a la ciudad y también durante los meses que D vivió en la ciudad. 

Qué ver en Lisboa

Estos son algunos de nuestros lugares preferidos de Lisboa, los que nunca faltan en nuestras visitas a la ciudad y no nos cansamos de recorrer una y otra vez (los tenemos todos en un mapa aquí).

  • Alfama. Posiblemente el barrio con más encanto de Lisboa, es una delicia perderse por sus callejuelas y comprobar cómo este barrio aún conserva ese espíritu vecinal y las costumbres de siempre, aunque sea algo que cada vez se ve más amenazado por la subida de los precios en el centro y los alquileres vacacionales. Junto con el Castelo de Sao Jorge y la (Catedral), forman un area de lo más especial


  • Bairro alto y Chiado: Es la parte más movida de la capital portuguesa, donde se encuentran los bares, las tiendas y los turistas. A pesar de esta clara orientación, tiene un sabor muy auténtico, con sus calles estrechas y alargadas, sus edificios con azulejos y sus pequeñas plazas. Además, cuenta con maravillas como el Convento do Carmo; con su plaza, su ascensor-mirador y el propio convento, que se destruyó en el famoso terremoto de Lisboa de 1755 y, por tanto, lo que lo que se puede ver hoy día son las ruinas que quedaron. La entrada cuesta 4€ y pensamos que merece la pena solo por ver la impresionante nave central.

  • Baixa y Ribera das Naus: Ambas zonas son perfectas para pasear. La primera, desde Rossio a la Praça do Comercio, rodeado de las colinas de Lisboa, entre los edificios monumentales que mandó construir el Marques de Pombal después del terremoto. La segunda discurre desde Praça do Comercio hasta Cais do Sodré y es el lugar perfecto para pasear tranquilamente por la orilla del Tajo o para leer un buen libro (¡genial para disfrutar de una mañana soleada!). En verano suelen poner puestecillos con limonada y otras bebidas y siempre hay lisboetas haciendo deporte por la zona.


  • Marques de Pombal y Avd. da Liberdade: La advenida da Liberdade es la amplísima avenida -llena de frondosos arboles, fuentes y jardines- que une el centro histórico de Lisboa con la zona moderna de la ciudad. Parte de la plaza de Restauradores (al lado de la cual está la estación de tren Rossio y su fantástica entrada principal con puertas de arco de herradura), avanza a través de edificos señoriales y acaba en la plaza del Marqués de Pombal y el parque de Eduardo VII, rodeados de edificios altos y modernos, pero con una panorámica preciosa de la ciudad al fondo.

  • Belém. Se trata de un barrio alejado del centro histórico de la ciudad, pero que cuenta con algunos de los monumentos más importantes de la capital lusa. Aquí podrás ver la famosa Torre de Belém, quizás el monumento más importante de Portugal. Otros imprescindibles son El monasterio de los Jerónimos, el puente 25 de Abril y el Monumento de los Descubridores. 

Aparte de los sitios más turísticos, os dejamos algunos de nuestros lugares preferidos.

  • Estufa Fría y Estufa Quente. Este sitio es espectacular y uno de nuestros rincones preferidos de la ciudad. Se trata de unos invernaderos situados en el Parque Eduardo VII de Lisboa con una gran variedad de plantas y un ambiente único.  Su horario es de 10 a 19 horas todos los días y el precio de la entrada es de 3,10€. 

  • LX Factory. Situado en Alcántara, muy cerquita de Lisboa, este lugar es un espacio rehabilitado sobre los restos de una antigua fábrica, en el que ahora podemos encontrar tiendas, restaurantes y otros espacios creativos, aunque para nosotros lo mejor es la librería Ler Devagar, un lugar fascinante para los amantes de la lectura. Si vais, no podéis dejar de subir a conocer a Pietro Proserpio y sus maravillosos inventos. Para llegar puedes coger el tranvía número 15 o los autobuses 714 y 732. 

  • Feira da Ladra. Es el mercado más antiguo de Lisboa, el equivalente al Rastro de Madrid de Portugal. Se dice que en sus orígenes se vendían aquí objetos robados, ahora se puede encontrar de todo, incluso las famosas ventas de garaje, en las que se encuentran objetos de lo más curioso. 
  • Librería Bertrand, la librería más antigua del mundo. Ostenta el récord Guiness por ser la librería más antigua aún en funcionamiento, fue fundada en 1732. Está en pleno centro, así que no hay excusa posible para no entrar a echar un vistazo.
  • Casa do Alentejo. Merece la pena y mucho entrar a este lugar, que además es gratuito, para disfrutar de su bonito patio interior. Su construcción data de finales del siglo XVII.

  • Ascensor do Lavra. Es el funicular más antiguo de Lisboa,  fue inaugurado en 1884. Nos gusta porque no suele haber mucha gente y porque se encuentra muy cerca del Jardim do Torel, uno de nuestros miradores preferidos de la ciudad.

  • Ascensor do Bica. Posiblemente el más famoso de todos los funiculares de la ciudad, ya que es el que sube hasta el Barrio Alto. Es una de las imágenes más bonitas de la ciudad, ya que se puede ver el vagón con las casitas de fondo, aunque suele estar cubierto de graffitis, lo cual es una verdadera lástima.

Los mejores miradores de Lisboa

Mención aparte merecen los miradores en esta ciudad. No hay nada mejor que contemplarla desde las alturas y, por suerte, hay muchos puntos desde los que es posible hacerlo. Estos son algunos de nuestros preferidos.

  • Mirador da Senhora do Monte. Nuestro preferido de Lisboa, las vistas de la ciudad con el Castillo de fondo son increíbles, sobre todo al atardecer… aunque a esa hora se llena, sobre todo los fines de semana.

  • Mirador de San Pedro de Alcántara. Desde este mirador es posible ver el Castillo de San Jorge de frente, por lo que la perspectiva es muy bonita. Además tiene un pequeño parquecillo en el que los jóvenes lisboetas suelen acudir a tomar unas cervezas al atardecer. 
  • Mirador de Santa Catarina. Este mirador tiene mucho ambiente al atardecer, es normal que cuando hace buen tiempo haya gente tocando música y tomando algo al sol. 
  • Mirador de Santa Lucía. Es nuestro segundo mirador preferido de la ciudad, desde aquí se puede ver el Panteón Nacional y el barrio de Alfama.
  • Mirador del Elevador de Santa Justa. Tiene unas vistas muy bonitas de la zona de Baixa y, al contrario de lo que mucha gente cree, no es necesario pagar para disfrutar de ellas. Si accedes desde el restaurante que hay en la parte trasera, justo detrás de el Convento do Carmo, no tendrás que pagar nada.
  • Jardim do Torel. Este mirador nos gusta mucho porque no suele haber mucha gente y, además, cuenta con una amplia zona ajardinada con unas vistas preciosas de la ciudad, ideal para ir a descansar un rato antes de seguir con la caminata.
  • Terminal de cruceros de Lisboa. La última incorporación de la ciudad tiene una azotea preciosa desde la que se puede contemplar la ciudad de frente, una visión muy diferente de la del resto de miradores. 

Dónde alojarse

Nuestra zonas preferida para alojarse en Lisboa es Baixa, cerca de Rossio o de la  Plaza Luís de Camões. Otra buena opción es la plaza de Martim Moniz, muy bien ubicadaDesaconsejamos el Barrio Alto porque es la zona de fiesta y suele haber bastante ruido por la noche.. y ni os contamos cómo están las calles por la mañana, hasta que el servicio de limpieza de la ciudad hace el milagro. También todo lo que esté pasado Martim Moniz, ya que son barrios algo más inseguros de noche.

Dónde comer

Si visitas Lisboa hay varias cosas imprescindibles que tienes que probar.

  • El Pão de Deus de A Padaria Portuguesa. Hemos probado otros, pero este es el mejor. Eso sí, hay que comerlo reciente o se queda duro.
  • El bacalao espiritual de Santa Rita. Y cualquier cosa de este lugar, es nuestro restaurante preferido del mundo y siempre que viajamos a Lisboa comemos y cenamos aquí. La relación calidad precio es brutal. Ya nos reímos, pero lo cierto es que todo aquí está bueno, aún no hemos pedido algo que no nos haya gustado. Y, encima, son majísimos y súper amables. 
  • Los Pastéis de Nata de Manteigaria. Los mejores que podrás encontrar en Lisboa ciudad, sobre todo recién hechos y calentitos. 
  • Los Pastéis de Belém, que encontraréis en Belém. No vais a tener problemas para reconocer la tienda porque la cola que hay a la entrada es bastante llamativa. No encontraréis pastéis de Belém en ninguna otra pasteleria porque es una marca registrada que solo pueden utilizar ellos.
  • Los helados de Santini. De los mejores que hemos probado, cremosos y con un sabor muy intenso. También es famosa su tarta de chocolate, cuyo nombre -“O Melhor Bolo de Chocolate do Mundo“- lo dice todo.
  • El beirao y la ginja, dos de los licores más famosos de Portugal. Además, nosotros adoramos el Caipirão, que es una mezcla de beirao con lima que está riquísima. El mejor sitio para probarlo es la Tasca dos Canários
  • Los pasteles de bacalao de la Casa Portuguesa do Pastel de Bacalhau, la mezcla del bacalao con el queso es deliciosa.

Otros lugares para comer que hemos probado y nos han gustado son estos.

  • O prego da peixaria, especializado en bocadillos muy originales y diferentes, además muy ricos. 
  • Mercado da Ribera Time Out. Aquí vais a encontrar una muestra de los mejores sitios para comer de Lisboa, aunque ya os advertimos de que a la hora de comer y cenar se pone hasta arriba y cuesta encontrar sitio. Tienen un puesto de Santini, de Honorato y de O prego da peixaria, entre muchas otras opciones. 
  • Hamburguesería Honorato. Sus hamburguesas son ricas y contundentes, su ubicación en Belém hace que sea una opción perfecta para comer si estás en la zona.

Cómo ir al aeropuerto

La mejor opción es coger el metro. La línea roja llega directa al aeropuerto y se tardan aproximadamente unos 20 minutos en llegar desde allí a Alameda. El trayecto total desde el aeropuerto al centro (Baixa o Rossio) es de unos 40 minutos y el precio del billete de 1’5€. También hay autobuses que salen desde Cais do Sodré que tardan aproximadamente lo mismo y cuyo precio es de 4€. 

Cómo ir a Belém

El barrio de Belém se encuentra a unos 7 kilómetros del centro histórico de Lisboa. La forma más fácil y rápida es ir en tren desde Cais do Sodré, se tarda unos 20 minutos aproximadamente y la línea que hay que coger es la de Cascais. Es importante fijarse bien en las paradas, porque no todos los trenes paran en Belém. 

Otra opción es coger el tranvía 15, que sale de Praça da Figueira, aunque pasa también por la Praça do Comercio y por Cais do Sodré.  Tardan unos 40-45 minutos aproximadamente y su mayor pega es que suelen ir llenos.

También se puede ir en autobús, las líneas 727, 728 y 714 te llevarán hasta Belém, cada uno sale de una zona diferente de la ciudad.