Ibiza fuera de temporada

 

Ibiza es uno de los destinos turísticos y de ocio más famosos del mundo. Su nombre evoca veranos llenos de chiringuitos chill out, calas, famosos, discotecas y djs. Y aunque claramente esto es una realidad, Ibiza es mucho más (y tiene mucho más que ofrecer): en invierno, la isla es un remanso de paz. La fiesta y el glamour dan paso a la naturaleza y la tranquilidad. La población se reduce considerablemente y los precios en la isla caen drásticamente al finalizar la temporada. Para nosotros, es el momento perfecto para descubrir la Ibiza autentica. La que hay debajo de todo en lo que el turismo convierte esta isla cada verano.

Qué ver

  •  Calas  y playas
    • Cala Llenya: Una pequeña playa rodeada de árboles, con un chiringuito que en invierno está cerrada y algunas casas cerca. 
    • Aguas Blancas
    • Cala Boix
    • Cala Comte: Una de las calas que más se transforma en invierno. De estar abarrotada de turistas a ser un remanso de paz con unas vistas espectaculares. 

  • Cala Saladeta
  • Cala Gracioneta
  • Cala Tarida
  • Cala Llonga
  • Cala de Sa Ferradura: Descubrimos esta pequeña cala por casualidad y nos quedamos prendados de ella. En invierno, sin nadie alrededor, impresiona su ubicación y la vista del mar desde sus rocas. El camino para acceder es de tierra, pero asequible.

  • Localidades:
    • Ibiza: La ciudad más grande de la isla cuenta con una muralla que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. En su interior encontraréis la zona de Dalt Vila, donde es aconsejable perderse hasta llegar a la Catedral, en la zona más alta . Podéis, además, pasear por el puerto deportivo y por la plaza Vara de Rey.

    • Santa Agnès de la Corona: un pequeño pueblecito de interior, rodeado de almendros. Es famoso por su tortilla de patatas con verduras aunque si quieres probarla, te recomendamos reservar, ya que se llena incluso en invierno.

    • Santa Gertrudis de Fruitera: este pueblecito de interior es uno de los preferidos por los residentes de la isla para pasar el fin de semana. Sus calles payesas tradicionales y sus bares, son un atractivo añadido al buen ambiente que se respira aquí. Nuestra recomendación: pedirse unas tapas en el Bar Ulivans y disfrutar de su terraza, si el tiempo acompaña.
    • San Carlos. A las afueras de este pequeño pueblecito se encuentra el Mercado de Las Dalias, el mercadillo hippie más icónico de la isla. Nació en 1985 y en la actualidad cuenta con más de 200 puestos y alcanza los 20.000 visitantes en agosto.  Todos los sábados, de abril a octubre, de 10h. a 20h. Nosotros lo visitamos un sábado de febrero y había algunos puestos abiertos. 

  • Otros
    • Los mejores atardeceres:
      • Es Vedrá: Posiblemente uno de los atardeceres más espectaculares de la isla y, sin duda, uno de los más bonitos que hemos visto. Para llegar tienes que recorrer un tramo de camino de tierra sin asfaltar y caminar unos metros hasta llegar al borde de acantilado. 


      • Las salinas: Una de las playas más grandes de Ibiza. Además, poco antes de llegar veréis las salinas. Al atardecer el reflejo del cielo en ellas es toda una maravilla de la naturaleza. Otro de los puntos fuertes de la isla

    • Cuevas de Can Marca (San Miguel): Estas cuevas, con más de 100.000 años de antigüedad se encuentran ubicadas en el interior de un acantilado. La visita dura unos 40 minutos y la entrada tiene un precio de 11€

 

Dónde alojarse

Nosotros nos decantamos por Santa Eulalia de Río. Ubicación perfecta para recorrer la isla, una zona tranquila pero lo suficientemente poblada como para tener una oferta variada de restaurantes y servicios. 

Os recomendamos Nanit Rooms Ibiza, un hostal pequeño que acaba de abrir este año situado en el centro de Santa Eulalia, a escasos cinco minutos de la playa. Una de sus propietarias es ibicenca, por lo que conoce la isla como la palma de su mano, lo cual resulta una ventaja a la hora de descubrir rincones secretos o, simplemente, enterarse de qué está pasando en la isla.  La otra.. es una de mis mejores amigas y doy fe de que es tremendamente buena en lo que hace, por lo que estoy segura de que si os alojáis en su hostal vuestra estancia en la isla será perfecta.  

Qué comer

  • Greixonera: Una especie de pudding realizado con ensaimadas del día anterior.
  • Flaó: un pastel elaborado con queso fresco de cabra y oveja, anís y hierbabuena.
  • Orelletas: Rosquillas de anís. 
  • Magdalenas ibicencas: con base de hojaldre y rellenas de mazapán de almendras.
  • Frita de pulpo: pulpo cocido con un sofrito de cebolla, ajos, pimientos rojos y patatas fritas.
  • Pan payés: Típico de la zona, es un pan rústico de miga abundante y corteza dura. 
  • Tortilla de verduras: Receta propia de Can Cosme, en Santa Agnès. Dicen que es la mejor tortilla de patatas de la isla y damos fe de que está muy buena. Quizás un poco cara, ya que la tortilla para una persona sale por unos 10 euros. Recomendamos pedir para un comensal menos de los presentes, ya que las cantidades son generosas. 

Mapa

 Consejos

Si vas a alquilar un coche, puedes echar un vistazo a este tipo de seguros. Tienen modalidad anual o puntual y te evitarán problemas con las compañías de alquiler.