Diario de Francia (12): Conques, Najac y Cordes-sur-ciel

Rocamadour

Nos despertamos con lluvia, así que toca ponerse los chubasqueros y salir a visitar el santuario. Está como a un kilómetro de la zona de l’Hopital, que es la que se encuentra en la parte alta de pueblo y donde están la mayor parte de los alojamientos.

El camino al santuario está repleto de aparcamientos y otras facilidades para turistas, aunque ahora mismo estamos nosotros solos, no sabemos bien si por la lluvia o porque es demasiado temprano para Francia. Probablemente más lo segundo que lo primero.

El santuario data de los siglos XI-XII y en su interior está Nuestra Señora de Rocamadour, una virgen negra del siglo XII.  En la entrada, si miráis hacia arriba, veréis la famosa espada de Durandal incrustada en la roca.

Tras recorrer la zona y calados por completo, regresamos al hotel para cambiarnos y continuar la ruta.

Conques

Nuestra siguiente parada es Conques, un pueblecito precioso en el que aparcamos por 5€ a la entrada, lo que nos parece una barbaridad. Luego descubriremos que hay un segundo parking, que no aparece señalizado en ninguna parte, que al parecer es gratuito…

Aquí ya hay más gente, sobre todo gente mayor. Es un pueblo pequeño, muy bonito y con cierto encanto… aunque la mejor vista del mismo se obtiene desde un mirador que hay justo enfrente, desde el que se obtiene una panorámica increíble del pueblo.

Belcastel

Seguimos hacia Belcastel, conocido por su puente de piedra medieval, del año 1409.  Frente al puente un castillo del siglo XI decorado con dudoso gusto, ya que le han puesto una especie de pancarta en un lateral que deja bastante que desear estéticamente. El pueblo es muy pequeño y menos mal, porque sigue lloviendo. Se recorre en una hora tomándoselo con calma. Bueno, en general todos los pueblos de esta zona son pequeños, aunque habíamos leído que requerían 2-3 horas de visita, lo cierto es que a nosotros nos parece una exageración pasar 3 horas aquí haciendo nada. Literalmente el pueblo tiene tres calles. Y mira que nosotros somos de entretenernos haciendo fotos…

Najac

Por suerte, cuando llegamos a Najac ya ha cesado la lluvia. Menos mal. Este pueblo es uno de los más bonitos de la ruta, con una vista fabulosa del castillo desde la rue du Barriou. Subimos dando un paseo hasta el castillo tranquilamente, aprovechando para ver sus casitas típicas.

Cordes-sur-ciel

Aparcamos el coche en la parte baja del pueblo, pagando la correspondiente tarifa. Se supone que puede aparcar gratuitamente arriba, pero no queremos meter el coche por el pueblo. Lo primero que hacemos es dar un pequeño paseo por el pueblo, antes de coger el coche para ir a un mirador cercano desde el que se puede ver el pueblo en todo su esplendor.

Cuando regresamos ya es demasiado tarde para Francia: las 6:30 de la tarde. Calles vacías, todo cerrado y el sol comenzando a despedirse. Subimos hasta la parte alta del pueblo y hacemos bastantes fotos, pero la verdad es que resulta deprimente que sea tan pronto y ya esté el pueblo así, completamente cerrado. Una pena.

Sobre las 8 ponemos el GPS hasta nuestro alojamiento, es imposible permanecer más tiempo en la calle en este país. Otro día que tenemos que cenar en el apartamento porque se nos ha hecho demasiado tarde para ir a un restaurante