Namibia y Botswana: Direcciones de interés, recomendaciones y contactos.

 

Una de las partes más complicadas a la hora de preparar este viaje fue la relativa al alojamiento. En estos dos países es importante reservar con bastante antelación si te quieres alojar dentro de los Parques Nacionales, donde hay poca oferta y mucha demanda. En el resto del país se podría llegar a improvisar, pero no es algo que recomendemos. No por falta de oferta, sino porque los campings no están siempre que los necesitas y nos parece fundamental llevar al menos una idea de dónde vas a pasar la noche, aunque no lo tengas reservado, para poder planificar tu ruta y que no se te haga de noche en la carretera.

Os dejamos los alojamientos y campings en los que estuvimos durante el viaje. No todos los campings son iguales y, sobre todo, no todos los accesos a los campings son iguales. Algunos hacen que sea imprescindible el 4×4 para llegar, un dato a tener muy en cuenta a la hora de planificar tu ruta.

Namibia

  • Apartamentos Damara Gardens, Windhoek. Excelente relación calidad-precio y muy buena ubicación, a 10 minutos a pie de Joe’s Beerhouse. La propietaria fue extremadamente amable con nosotros, llegando incluso a ofrecerse a llevarnos al aeropuerto si nuestro taxi nos dejaba colgados. Tienen de todo: agua caliente, toallas, café y té para el desayuno, garaje, WiFi… Más que recomendado.
  • Sesriem campsite (NWR). Este es el camping oficial de la NWR (Namibia Wildlife resorts) y, por tanto, uno de los más demandados de la zona. ¿La razón? Quedarte aquí te permite entrar una hora antes y salir una hora después de Sossusvlei. Tiene zona de barbacoa, baños con agua caliente y WiFi de pago. También restaurante, piscina y tienda.  Hay bastante gente y las parecelas están muy próximas las unas a las otras. El terreno es de arena.
  • Solitaire Desert Farm, Solitaire. Está un par de kilómetros pasado Solitaire y la famosa tarta de manzana. Es una granja con 3 parcelas para camping y un lodge, tiene bar, piscina y WiFi gratuita. Las parcelas cuentan con una caseta en la que hay baño, ducha con agua caliente, un fregadero y un punto de luz. También hay una zona techada con luz y barbacoa. Las parcelas están bastante apartadas unas de otras y la zona no está vallada, por la noche vimos hienas. El suelo es de tierra.
  • Hotel Bon, Swakopmund. No era lo que llevábamos reservado, pero el apartamento al que supuestamente íbamos nos dejó tirados en el último minuto. Tuvimos que buscar algo a la desesperada y esto fue lo primero que vimos. Es un hotel que está dentro de un edificio que tiene un gimnasio y un polideportivo. Tiene WiFi, agua caliente, secador, tetera, toallas, artículos de aseo… La verdad es que la relación calidad-precio es excelente. Tienen aparcamiento para el coche, pero no está vigilado ni vallado.
  • Spitzkoppe Rest Camp campsite. Aunque a nivel servicios posiblemente sea de los peores, este fue uno de nuestros campings preferidos del viaje. El entorno, las parcelas, todo aquí es espectacular… sobre todo la noche. En nuestra opinión, un lugar absolutamente imprescindible. Tiene un baño seco y una zona de barbacoa en cada parcela, que están muy apartadas unas de otras. Las mejores son las que hay entre la 10 y la 11, porque desde ahí se ve un atardecer espectacular. En la entrada (bastante apartada) hay unos baños, duchas con agua caliente y grifos para coger agua, no hay WiFi y tampoco cobertura. El suelo es de tierra.

 

  • Otjitotongwe campsite. Este lugar es conocido por su «Cheetah tour». A nosotros nos lo vendieron como un proyecto de salvamento de guepardos, que rescataba a animales que habían sido atacados por los furtivos para reinsertarlos en la naturaleza. Lo que nos encontramos fue con un ex cazador que tiene tres guepardos en su casa, como mascotas. En otra zona de la granja tiene encerrados a 15 guepardos, a los que alimenta cada tarde ante los turistas. No soy una experta, pero no creo que así se rehabilite a un animal para volver a vivir en libertad. De hecho, él mismo me reconoció que los alimentaba para que no se fueran. Como viajeros, procuramos siempre hacer un turismo responsable y este lugar no cumple con eso. Fue culpa nuestra creernos lo que nos dijeron y no buscar más opiniones, es una lección que hemos aprendido. No nos parece responsable el participar en actividades que explotan turísticamente a los animales y, obviamente, no recomendamos este lugar para nada.
  • Okaukuejo campsite, Etosha (NWR). Posiblemente el camping más famoso de Etosha y el que más turistas tiene. Cuando fuimos nosotros estaba a reventar. El éxito se lo debe a su waterhole, frecuentado por rinocerontes y elefantes por las noches. Las parcelas son de tierra, tienen zona de barbacoa y punto de agua y luz… aunque, ojo porque no todas las parcelas tienen sombra. Los baños comunes tienen agua caliente y están bastante bien. El waterhole está muy cerca de la zona de acampada. Tienen piscina, tienda, restaurante y WiFi de pago en recepción. Ojo porque no hay cobertura en todo el lugar, de hecho, de los tres camping solo conseguimos cobertura en Namutoni.
  • Halali campsite, Etosha (NWR). Es el camping situado en el centro de Etosha y el que más nos gustó a nosotros. Hay bastante menos gente y el waterhole está en alto, por lo que la perspectiva es mejor para ver a los animales… eso sí, está algo más retirado que el de Okaukuejo. Las parcelas tienen lo mismo que las de Okaukuejo y el camping también, aunque aquí se añade una especie de merenderos techados con una zona con fregaderos.
  • TeaterHuis Guest House, Tsumeb. Aunque nuestra idea inicial era pasar esta noche en Namutoni, finalmente decidimos quedarnos en Tsumeb y fue un acierto. Este lugar es muy curioso: se trata de un teatro reconvertido en hotel boutique. Las habitaciones están muy bien, tiene WiFi en la recepción, un mini desayuno en las habitaciones, secador de pelo y artículos de aseo. Lo único malo es que había bastantes mosquitos, aunque te dan un enchufe con repelente. Tienen aparcamiento para el coche.
  • Ngepi campsite, Divundu. Este camping lo llevábamos como recomendación y, la verdad, es que no pudo ser más acertada. Es un camping sostenible, completamente integrado con la naturaleza. Utilizan energía solar y agua del río que tienen justo al lado, por el que ofrecen excursiones en mokoro y barco muy recomendables. Las parcelas tienen todas vistas al río, aunque también tienen casas árbol que son una pasada. Tienen punto de luz, fregadero y barbacoa. El suelo es de césped, aunque el camino para ir al baño es de arena. Los baños están al aire libre, las duchas también y tienen agua caliente. Hay WiFi en la recepción, restaurante, bar, piscina en el río y unas zonas comunes muy chulas. Aunque no lo recomendamos si no tienes un 4×4, el acceso es por un camino de arena y correrías el riesgo de quedarte atrapado.

 

  • Happy Forest B&B, Linyanti. El sitio es muy chulo aunque la ciudad no tenga nada, fue una parada técnica para poder cruzar la frontera a primera hora de la mañana. Son unas cabañas individuales que tienen un poco de todo, baño con agua caliente, artículos de desayuno, frigorífico, WiFi… también incluyen el desayuno, que yo creo que fue el mejor de viaje, con unos huevos revueltos que acababan de coger del gallinero. Tienen aparcamiento para el coche.
  •  

Botswana

  • Elephant Trail Guesthouse, Kasane. La verdad es que la primera idea fue hacer camping, pero la decisión de cambiar a hostal fue brillante porque nos vino de lujo para descansar un poco. Las habitaciones están bien, son pequeñas pero correctas. Tienen WiFi, agua caliente, café y té, frigorífico y una cocina en las zonas comunes que se puede utilizar con libertad. La única pega es que tienen una bañera metálica para ducharse que, si eres un poco alto como nosotros, es una pesadilla. No está exactamente en Kasane, sino a unos 10 minutos en coche. Ofrecen excursiones por la zona a uno de los precios más competitivos que vimos. También tienen aparcamiento para el coche.
  • Elephant sands, Nata. Otro de los campings imprescindibles. En la entrada lo dice claramente: aquí mandan los elefantes. Están en todas partes, en el centro del camping hay una charca que por las noches se llena de elefantes y se los ve paseando libremente por el camping. Me gustó el ambiente de respeto hacia estos animales que se respiraba en el lugar. Las parcelas tienen barbacoa y vistas al waterhole, las zonas comunes tienen restaurante, piscina y baños con agua caliente. No hay WiFi. El camino de acceso y el camping en general tienen bastante arena, así que podría ser complicado para vehículos normales.
  • Mankwe Bush campsite, Moremi. Llegar a este camping fue una auténtica odisea. Está como a 2 horas de Maun, la primera parte asfaltada y la segunda por un camino de tierra. El problema es el camino final, la parte que entra al camping, que es completamente de arena. Lo pasamos fatal y estuvimos varias veces a punto de quedarnos atrapados. Todo el camping es así y encima es bastante complejo porque no tiene casi indicaciones. Las parcelas están completamente aisladas unas de otras, tienen un baño, un grifo y una ducha de camping que se llena con un cubo de agua que hay que calentar al fuego. En las zonas comunes no hay nada y la recepción es una tienda de campaña, por supuesto no hay ni WiFi ni cobertura. Para llegar a la puerta norte de entrada al parque hay que recorrer durante unas 2 horas una pista de arena y tierra bastante compleja, para la que es imprescindible el 4×4. Además el camino no está indicado, así que sin GPS posiblemente no llegues.

  • Jump Streets Chalets, Maun. El sitio está muy chulo, son como mini cabañas con baño privado. Tienen agua caliente, secador de pelo, artículos de aseo, frigorífico, café y té, WiFi, mosquiteras y aparcamiento para el coche.
  • Dqae qare campsite, Ghanzi. Es un camping muy curioso, llevado por los bosquimanos. Tiene piscina y opción de coger comidas, no tiene WiFi. Las parcelas son de arena, con barbacoa y grifo de agua y los baños están muy bien, de hecho cuando llegamos los estaban pintando porque los acababan de terminar, con agua caliente y unas duchas muy bien montadas. Ofrecen espectáculos de danza y baile, talleres de artesanía, cuentacuentos y demás actividades.

 

Cómo reservar

Uno de los problemas que te vas a encontrar a la hora de reservar un camping en estos países es que muchos de ellos te pedirán que pagues por adelantado mediante transferencia. Los bancos suelen cobrar comisiones muy elevadas por este tipo de servicios, por lo que pagar varios campings de este modo puede salir muy caro. Además, se suma el problema de que muchos de estos campings no tienen página web o a veces ni siquiera responden a los correos. Existen agencias que realizan estas reservas por ti, de manera conjunta. Suelen cobrar por adelantado y aceptan pago con tarjeta de crédito.

Nosotros utilizamos los servicios de Namibia Reservations, aunque no lo recomendamos porque resultaron ser unos impresentables. Una vez que cobraron, desaparecieron del mapa y tuvimos que realizar una llamada internacional a Namibia para que nos enviaran los vouchers, más de tres días insistiendo y saturándolos a emails y comentarios en sus redes sociales. Lo justificaron diciendo que les habíamos pillado en un momento de fusión con otra empresa.

Cuando llegamos a Namibia, en el camping de Sesriem no encontraban nuestra reserva. Nos dejaron quedarnos porque era de noche y no había nadie de administración ya para aclarar el asunto, pero a la mañana siguiente nos dijeron que teníamos que pagar porque habían visto que sí que hicimos una reserva, pero la tenían cancelada por impago. Estuvimos tratando de llamar a Namibia Reservations, pero allí nadie se hacía cargo de nada. Nos dijeron que la persona que nos había hecho las reservas ya no trabajaba allí y poco más. Por suerte, la directora del camping se apiadó de nosotros y se puso a hacer llamadas. Finalmente conseguimos localizar a alguien de la agencia que resolvió el problema, aunque solo uno de ellos. Por lo que nos explicó la directora del camping de Sesriem, el problema es que los campings de la NWR exigen el pago de un 10% por adelantado para garantizar las reservas, pero estas agencias funcionan pagando después, por lo que muchas veces tienen problemas con ellos. Eso significaba que nuestras reservas en Etoshas corrían peligro. Tuvimos que estar cuatro días llamando día y noche a Namibia Reservations, escribiendo emails y persiguiéndolos para que nos resolvieran el problema. Finalmente lo hicieron el día de antes, a última hora. A la vuelta a España, he podido ver en reseñas de Google que no somos los únicos a los que les ha pasado esto con esta gente, así que os recomiendo huir de ellos. Incluso tienen una web denunciando sus estafas.

El resto de alojamientos los reservamos a través de Booking. Solo tuvimos problemas en Swakopmund. Llevábamos un apartamento reservado desde enero, pero al llegar allí nos encontramos a un tipo que nos dijo que estaba ocupado. Llamamos al propietario y nos dijo que sí, que estaba ocupado, pero que tenía otro mucho más caro disponible. Buscamos una alternativa en Booking, otro apartamento, pero nos pasó algo similar. Al llamar para recoger las llaves, nos dijeron que ese justo estaba ocupado y que tenían otro más caro libre. No sé si será una táctica habitual de los apartamentos de la ciudad, pero desde luego no recomendamos utilizar apartamentos aquí. Al final nos quedamos en un hotel.

Por cierto, si queréis realizar vuestras reservas en Booking y ahorraros 15€, podéis utilizar este código.