¿Cuánto cuesta viajar a Cuba?

 

Llevábamos años escuchando que a Cuba había que ir antes de que muriera Fidel. La apertura de la isla a los turistas americanos iba a constituir un verdadero cambio para el país y, aunque no conseguimos llegar antes de que esto sucediera, sí que vivimos de cerca los primeros momentos del cambio. Tan de cerca que vivimos de pleno el luto por Fidel Castro, que falleció el mismo día que volábamos.

A nosotros Cuba no nos pareció significativamente caro, aunque es cierto que nos avisaron que esto cambiaría y que la tendencia era a la alza, los precios ya estaban empezando a subir en la isla y los restaurantes y comercios orientaban los mismos a turistas extranjeros y no a los locales (Es lo que sucede cuando tienes dos monedas, una para los turistas de valor equiparable al dolar americano, los CUC o pesos convertibles, y otra para los residentes en la isla, el CUP o peso cubano, con un valor 26 veces inferior). 

Alojarse en Cuba es peculiar. Allí lo que se estila es dormir en casa particulares, que en realidad son lo que aquí conocemos como Bed and Breakfast, suelen constar de varias habitaciones con baño privado o compartido y son gestionados por familias, están destinados a turistas extranjeros y los precios suelen rondar los 15 – 30 CUC por habitación y noche, dependiendo de dónde estén ubicados. Nosotros en total gastamos 337 euros en alojamiento, de los cuales 112 dólares pertenecen a la noche que pasamos en el resort de Cayo de Santa María. Es decir, unos 28 euros por noche en total y una media de 21 euros por las casas particulares.

El transporte plantea dos opciones al turista: alquilar un vehículo o moverse en autobús. Nosotros descartamos el coche porque éramos únicamente dos personas y nos salía caro, además no nos gustaban ciertas cosas relacionadas con esta opción. El autobús en Cuba funciona bien y cubre bastante bien la isla, la compañía oficial se llama Viazul y los precios los regula el Estado. Están destinados, nuevamente, a turistas. No son baratos, pero tampoco caros, eso sí, no esperéis lujos. Nosotros combinamos Viazul con taxis compartidos, más rápidos al hacer menos paradas. En total gastamos 244 euros en nuestro recorrido, unos 10 euros por persona y día.

En excursiones, como decimos siempre, te gastas lo que quieras. Tú eliges si quieres ver o no ciertas cosas. Nosotros hicimos todo lo que quisimos y tuvimos tiempo de hacer, al módico precio de 62 euros por persona, regateando mucho, eso sí.

La comida fue el gran descubrimiento de la isla. Yo había leído auténticas locuras, comidas por 10 – 12 dólares y me encontré con una realidad muy distinta. En Cuba, si sabes dónde comer, puedes comer por menos de 5 dólares. Y hablo de un día entero. Lo importante es no caer en el engaño de comer en las casas particulares, que cobran un precio desorbitado, tirar de ventanitas y acudir siempre a los Paladares gestionados por el Estado, ojo, no a los turísticos. Los reconocerás porque suelen tener poca variedad de platos y sus precios están en CUP. Y porque nadie te los recomendará directamente, siempre te mandarán primero al turístico. En total gastamos 7 euros por persona y día en comer y, os aseguro, nos pusimos hasta arriba y probamos de todo. 

En total el viaje nos salió por unos mil euros por cabeza. Sin contar ni vuelo ni visados, hacen un total de 36 euros por persona/día, siendo un presupuesto con el que no pasamos penurias, tuvimos nuestras habitaciones todas con baño privado, nos desplazamos en taxi e hicimos todas las excursiones que quisimos. En resumen, no creo que sea un destino excesivamente caro, al menos de momento.