Acampar en Islandia: la guía.

 

¿Por qué acampar en Islandia?

Islandia es naturaleza pura. Los camping están situados en zonas preciosas y la mayoría tienen un entorno espectacular. Dormir con vistas a una cascada es algo que no se puede hacer todos los días. Hay mucha oferta de campings, están muy bien ubicados respecto a las principales atracciones turísticas, los precios son económicos (en torno a los 10-15 euros por persona y noche) y encontrar plaza es bastante sencillo porque son enormes.  Nuestra recomendación en Islandia es alquilar una camper y os vamos a contar por qué.
  • En primer lugar por comodidad, es un viaje que implica cambiar de ubicación cada noche y eso logísticamente es mucho más cómodo si tienes la cama ya hecha y no te tienes que poner a montar una tienda cada noche, además te da margen de maniobra porque ya no necesitas llegar con luz a los camping para ponerte a montar la tienda (o montarla a oscuras).
  • En segundo lugar por seguridad. Las camper son más robustas que las tiendas y en Islandia el tiempo es una amenaza constante. Nosotros hemos vivido noches de viento muy muy fuerte y lluvia intensa. Una noche así en una tienda es no pegar ojo, si la tienda no está bien aislada posiblemente implique mojarte y si no la has atado bien, o incluso si lo has hecho, correr el riesgo de que se te vuele. Vamos, ganas de no dormir.
  • En tercer lugar por precio. Alquilar una camper es bastante más barato que alquilar un vehículo y alojarse en guesthouses. No sale mucho más caro que alquilar un vehículo y alquilar una tienda, sacos y toda la parafernalia de camping. Es la opción con mejor relación comodidad-precio, al menos con los presupuestos que hemos manejado nosotros.

¿Qué llevar en un viaje en camper por Islandia?

  • Un inversor de corriente. Este aparatito te permitirá convertir el mechero de la camper en un enchufe (ojo, la mayoría no permiten conectar secadores de pelo). El precio que cobran en las compañías de alquiler es exagerado, de hecho bastante más caro que comprarlo y tampoco es algo que ocupe tanto como para necesitar alquilarlo.
  • Toallas de secado rápido. Esto parece una tontería, pero en Islandia y en un viaje tipo road trip, donde te estás moviendo constantemente, tender es complicado. Una toalla de secado rápido ampliará tus posibilidades de tenerla seca a la hora de ducharte al día siguiente.
  • Botellas de agua reutilizables. El agua de Islandia es fabulosa y abundante, aprovéchate de ello y no gastes dinero innecesariamente en botellas de plástico que, además de ser caras, contaminan.
  • Antifaz para dormir, sobre todo si viajas en verano. Las camper distan mucho de estar bien aisladas lumínicamente hablando, así que necesitarás una ayuda para poder dormirte.
  • Comida que no necesite cocinarse ni frío para conservarse: latas de atún, paté, embutido, galletas, fruta, verdura… Te resultará muy práctico llevar comida que puedas tener lista rápido y sin tener que ensuciar mucho, sobre todo si llegas tarde al camping y estás cansado. La puedes comprar allí directamente, los precios no son tan exagerados aunque sí superiores a los españoles. Menos el embutido, eso que ni se te ocurra.

¿Qué no necesitarás en un viaje en camper por Islandia?

  • Un repuesto para el camping gas. Posiblemente no te haga falta comprar este extra, que además las compañías de alquiler cobran caro, porque en casi todos los campings podrás encontrar una zona donde los campistas que ya se han ido dejan sus botellas a medio terminar para que la usen los que llegan.
  • Mesa y sillas. Lo vemos absurdo, al menos en un viaje como el nuestro, porque por las noches hace demasiado frío/viento/lluvia como para estar a la fresca cenando, ocupan mucho espacio y en todos los campings hay un comedor en el que te puedes sentar a cenar tranquilamente, o mesas exteriores que puedes utilizar. A nosotros, por ejemplo, nos cobraban 100€ por alquilar una mesa y dos sillas para toda la semana. Absurdo.
  • Sartenes, ollas, camping gas… en la inmensa mayoría de los campings tienen cocina y están bien equipadas. Puedes utilizarlas para cocinar y así ahorrarte pagar por todo esto, si es que tu compañía te compra un extra por ello. Eso sí, suelen estar bastante demandadas y te tocará esperar turno. Además, si piensas llegar muy tarde a los campings, debes saber que suelen tener horario de cierre.
  • GPS y Wifi. Si eres de un país europeo, tu móvil tiene roaming gratuito en Islandia, así que podrás utilizar tranquilamente la aplicación de Google Maps o cualquier otra aplicación de navegación para moverte por el país. Si no, hay muchas aplicaciones (Google Maps incluido) que te permite bajarte mapas offline.
  • Baño químico. Un engorro innecesario porque es relativamente sencillo encontrar baños públicos en el país, además suelen estar muy limpios. Casi todas las atracciones turísticas tienen uno.

¿Cómo son los campings de Islandia?

Como, obviamente, no hemos estado en todos los campings del país, os vamos a hablar de los que sí hemos visitado, ya bien porque hayamos dormido en ellos o porque hayamos pasado por alguna circunstancia.
  • Fossatún Camping. El camping está en una zona preciosa, es pequeñito pero muy bien cuidado. Los baños estaban impecables y tenían tres jacuzzis exteriores con agua caliente que venían incluidos en el precio. Las duchas son comunes, tienen 3 por género, con agua caliente y también incluidas en el precio. La zona para aparcar es una planicie de césped sin espacios definidos, algo retirada de los baños. Hay una persona para cobrar en recepción. Nos costó 2000 isk por persona y fue uno de los que más nos gustaron.
  • Gladheimar campsite. El camping está en un pueblecito, por lo que el entorno no es muy allá. Se trata de una explanada de grava/césped donde se aparca en espacios definidos, al llegar te registras en su web para pagar y eliges una parcela. El baño solo tiene una ducha, por lo que suele haber esperas. El agua es sulfurosa, por lo que solo hay una manguera de agua potable que está a la entrada del camping. Nos costó 1500 isk por persona, con ducha incluida y no nos gustó demasiado.
  • Studlagil campsite. El camping está situado en pleno cañón de Studlagil, justo en el parking que da acceso al mirador. Es una explanada de césped con una caseta en la que hay unos baños (sin ducha) con un torno de acceso que se pasa previo pago de 230 isk con tarjeta, impecables por cierto. También tienen dos grifos fuera para coger agua. El precio de camping es de 1000 isk por persona y pasan por la noche a cobrar.
  • Svinafell campground. Este es posiblemente el camping más grande en el que estuvimos. Tiene seis duchas (una por baño y cuatro mixtas fuera de los mismos) y dos wc por baño. La cocina es muy grande y tiene de todo (placa, hervidor de agua, frigorífico, ollas, sartenes…) pero cierra por la noche. El coche lo dejas donde puedes. El precio es de 1700 isk por persona con todo incluido. No fue de los mejores pero sí correcto, aunque estaba algo masificado.
  • Kirkjubaer II. Un camping mediano en el que pagas a la entrada, 3600 isk por persona incluyendo la ducha (para la que te dan 300 isk por persona en monedas). Las duchas son individuales y de pago, hay dos por baño. No se puede regular el agua, pero la temperatura a la que sale es ideal. Las monedas dan para 5 minutos de ducha, si quieres más tienes que pagar otros 300 isk por otros 5 minutos. Tiene un comedor pequeño con zona para cocinar y un cuarto con lavadoras (de pago). En general nos gustó bastante este camping.
  • Vik campsite. No nos llegamos a alojar pero como era el punto de partida de las excursiones, hicimos uso de sus instalaciones. Nos pareció que los baños estaban muy limpios y las instalaciones eran bastante amplias. Las duchas comunes, eso sí, y de pago por monedas. Desconocemos precio y si se masifica o no, aunque tenía pinta de que sí.
  • Skógafoss campsite. Ubicado a los pies de la cascada del mismo nombre, la verdad es que el sitio es espectacular… la pena que las instalaciones no acompañen. No nos quedamos, pero las vimos lo suficiente como para decir que los baños son viejos, huelen fatal y no están muy limpios, tienen lavadoras y duchas (de pago)
  • Hamragardar Campsite. El horror más absoluto. Un sitio en el que aparcar es un sálvese quién pueda. Los baños están sucios y huelen fatal, como si no se hubieran limpiado en años. Las duchas son de monedas pero no hay nadie en el camping ni para cobrar (que se supone que se hace a través de una web que no funciona) ni para darte cambio. Tienen una cocina enana, pero yo no comería nada de lo que saliera de ahí. También tienen lavadora (de pago) y zona para tender. Lo que les «salva» es su ubicación, claro está.
  • Selfoss Campsite. El camping está bien, tiene duchas privadas con cortinas y agua caliente. Los baños son amplios, con 2 wc cada uno y tienen una cocina amplia y bien equipada, además de zona de lavadoras (de pago). Nos salió por 3500 isk para los dos. Nos gustó bastante.