Comer en India y Nepal: la guía definitiva

Siendo como soy una apasionada de la cocina era obvio que la gastronomía iba a ser uno de los puntos fuertes del viaje. Llevo varios años asistiendo a clases de cocina, tanto mediterránea como internacional, por lo que ya tenía breves nociones sobre la cocina india. Además, solemos frecuentar restaurantes de este tipo en Madrid y ya habíamos probado varios platos -aunque hay que decir que no tienen nada que ver con lo que se come allí-: aquí, como nos dijeron ellos mismos, la comida india no sabe a nada (aunque casi prefiero que “no sepa a nada” a que sepa a lava volcánica).

Os dejo una recopilación de nuestros platos preferidos del viaje. 

Salados

  • Momos: Los encontraréis principalmente en Nepal. Son unas empanadillas rellenas. Normalmente de verdura, pollo o búfalo. En algunos sitios también los vimos rellenos de queso paneer. Al vapor o fritos, o medio fritos medio al vapor. Están ricos en todas sus formas y variedades. El precio de una ración de 10 momos debería rondar las 100 rupias nepalíes.

  • Palak Paneer: Su propio nombre lo define: palak (o espinacas) con paneer (un queso fresco típico de la zona). La combinación resulta adictiva y, en algunos sitios, es una auténtica obra maestra. En otros, para mi gusto, dejan demasiado crudas las espinacas y su fuerte sabor rompe la magia del plato. Es una ruleta rusa. Su precio ideal unas 120 rupias nepalíes o 160 indias.

  • Malai Kofta: Esta es la cosa más deliciosa del mundo. Se trata de una salsa cremosa y muy suave (malai) en la que se sumergen unas albóndigas vegetarianas (koftas). En su versión white, la salsa es muy parecida a nuestra bechamel. Es absolutamente imprescindible probar este plato porque es indescriptible lo rico que está.

  • Chicken Korma: Pollo con salsa de yogur y leche de coco. Es un curry muy suave. Existe una versión muy similar al malai, mucho más suave aún y más rica. ¡Tremendamente bueno!

  • Thali: El plato combinado indio. Normalmente lleva ensalada (pepino y tomate), lentejas (dhal), yogur, arroz y patata (aloo) u otro guiso. Es ideal para comer porque permite probar un poco de todo. Su precio ronda las 100 rupias.

  • Pakoras: de verduras, pollo, patata o queso rebozados en harina de garbanzo y fritas. Hay que probarlas, son un vicio.

  • Chowmein: Típico de Nepal. Son tallarines con verduras y brotes de soja, ligeramente picante. Está muy bueno y lo suelen hacer tipo wok al momento. El precio debe estar en torno a las 100 rupias.

  • Aloo Tikki: Son como hamburguesas de patata especiadas y fritas. Se suelen ver en los puestos callejeros pero también en muchas cartas como entrantes.
  • Dal Bath: Lentejas y arroz. Es un plato combinado nepalí que veréis en todas partes. Las lentejas van especiadas y son ligeramente picantes. A veces puede llevar otras cosas como ensalada, pollo o pan.

  • Naan, chapati o roti: Los panes indios son una delicia en todas sus formas y variedades. Nuestro preferido es el naan, pero realmente están todos riquísimos.  Otro pan, quizás un poco distinto, es el papad, un pan muy fino y crujiente de harina de lentejas. Este es ideal como aperitivo y suele venir con los thali. Y algo similar son los dosa, una especie de crépes que suelen ir rellenos de verduras o queso.
  • De arroces hay mucha variedad. Los más conocidos son pulao y biryani, aunque también tienen en muchos sitios el arroz frito.  Para mi gusto ponen mucho cilantro, pero hay que probarlos. Si tengo que elegir, mi preferido es el Biryani.

  • Estilo masala. Hemos llegado a la conclusión de que significa fuego en hindi, porque todo lo que lleva masala pica muchísimo. No, en serio.. el masala es un tipo de curry y hay que tener cuidado al pedirlo y recordarles que no lo hagan muy picantes, o no podréis dar ni un bocado.
El masala es el de color lava volcánica

Dulces

En el apartado de dulces tenemos mucha variedad. Creo que hemos probado todo lo que nos hemos ido cruzando por el camino. Nuestros preferidos:

  • Lassi: La estrella del viaje. Un batido de yogur delicioso que se puede combinar con todo tipo de frutas o frutos secos. Perfecto para rematar cualquier comida picante, ya que las propiedades del yogur mantienen el estómago a salvo. Su precio debería situarse en unas 70 rupias nepalíes y 30 rupias indias.
El lassi de Blue Lassi, en Varanasi, una delicia.
  • Laddo: Un dulce muy típico, de harina de garbanzos y almendra. Son extremadamente dulces y adictivos (quien avisa no es traidor!).

Resultado de imagen de laddo

  • Juju dhau o king curd: Se trata de un yogur típico de Bhaktapur. Es muy denso, tipo yogur griego y tiene un ligero toque  de cardamomo. Su precio ronda las 30 rupias. Veréis otros curd durante el viaje, pero no pasarán de ser yogures normales y corrientes. El bueno es este.

  • Gulab Jamun: Son bolitas de masa frita bañadas en un jarabe de azúcar y cardamomo, una locura. Muy dulces y contundentes.

  • Kulfi: El helado más cremoso de mundo. Los hay de mil sabores, de los mejores el de mango y el de pistacho. Nosotros los descubrimos en India. Cuestan unas 30 rupias.

  • Gajak: Es un dulce hecho a base de semillas de sésamo y nueces en un sirope de azúcar. A mí me recuerda al turrón blando, concretamente.
  • Badam milk: Leche de almendras aderezada con azafrán y cardamomo. Está deliciosa. Nosotros la vimos en India, concretamente en Delhi.
Sí, son botellas de refresco recicladas.
  • Rasmalai: Os copio literalmente “El ras malai consiste en bolas azucaradas entre crema y amarillas (o bolas aplanadas) y panir empapado en malai (‘nata’, aromatizada con cardamomo“.  A mí me recordaba al merengue.

  • Ravli: No he conseguido averiguar qué lleva este dulce. Nosotros diríamos que es como un arroz con leche sin arroz, muy dulce y riquísimo. Lo encontramos en Varanasi y creo que acabamos con las existencias de la ciudad.

  • Kachori: Una masa rellena de miel y cubierta de miel. Existe una versión salada que no llegamos a probar.

Comer por la calle

Capítulo aparte merecen los puestos de comida callejeros. Probamos muchas cosas, de la mayoría no sabemos el nombre. Nada de lo que comimos nos sentó mal: se trata de tener sentido común y ver si la comida tiene buena pinta. Que haya muchos locales comprando suele ser buena señal.

  • Bhel Puri: Es un aperitivo hecho de arroz inflado, verduras y una salsa de tamarindo picante. Está muy bueno y crujiente.

  • Pani Puri: Lo veréis en todas partes. Son panecillos huecos que se rellenan y bañan en agua especiada. En cada sitio los preparan de una manera diferente. Nos gustaron unos, otros no demasiado. Lo que es indudable es que allí son extremadamente populares.

  • Samosas: Creo que el plato más conocido en nuestro país. Empanadillas indias rellenas de vegetales o carne. Después de nuestra experiencia, no recomendaría comprarlas a ciegas. Las que venden en la calle no están adaptadas a nuestro paladar y arden en la boca. Comimos una en Jaipur que fue como tragar fuego.

Esta es una breve muestra de los platos que más nos gustaron. No están todos los que probamos, de muchos desconocemos el nombre y, sobre todo, no están todos los que hay. No nos dio la vida para probar tanta oferta como te encuentras allí. La cocina india es rica y variada, intensa en sabor y muy diferente a lo que conocemos. Además, su bajo precio hace que probar la inmensa gama de sabores que el país nos ofrece sea una experiencia añadida al viaje. No tengáis miedo y atreveros a disfrutar de la cocina india, lo vais a disfrutar enormemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *